Información e Historia

En la lista encontrara información básica sobre nuestra universidad.

También puede leer sobre nuestros inicios.

Historia


Antecedentes

La ingeniería en nuestro país se ha desarrollado paso a paso, ya que los primeros indicios se remontan a 1680, cuando se funda el seminario de San Ramón en la ciudad de León, donde se impartieron los primeros cursos de Aritmética, Geometría, Algebra y Física, alcanzando dicho seminario el nivel de universidad por decreto real el 10 de enero de 1812.

En 1881 se funda la Escuela de Artes y Oficios en Managua bajo la dirección de ingenieros franceses, formando maestranza de ferrocarril y entrenamiento de obreros ferroviarios, esto como respuesta a la construcción de vías del Ferroviaria de la época; obra que habrá de ser el eje de mayor influencia en el desarrollo de la Ingeniería Nacional.

Sin embargo, la génesis de la UNI se remonta al año de 1941, cuando se creó la Escuela de Ingeniería bajo la conducción del Ing. Julio Padilla Méndez; en Agosto del este año (1941) se incorpora a la recién creada UNIVERSIDAD CENTRAL DE NICARAGUA adoptando el nombre de facultad de Ciencias Físico-Matemáticas. En esta Facultad se imparte cursos para la carrera de Ingeniería Civil, y contempla la ampliación a las carreras de Arquitectura, Ingeniería en Minas e Ingeniería Eléctrica.

En 1946 se de la primera graduación de ingenieros civiles, integrada por: Aníbal Arana R., Emilio Cuadra Cha., Salvador García A., Armando Hernández A., Francisco Jarquín B. y Emilio Molina. Este mismo año se cierra la Universidad Central, a raíz de las protestas estudiantiles contra el régimen somocista, mas la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas sigue funcionado a pesar de las acciones del Gobierno contra las autoridades docentes y estudiantiles. En 1947 la Universidad de León es elevada a la categoría de Universidad Nacional y la Facultad de ciencias Físico-Matemáticas se incorpora a ella.

La Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas desde su fundación hasta 1959, mantiene invariable su Plan de Estudios y el régimen académico. Es a partir del año “1958, Año de la Autonomía Universitaria ”, que se inicia la preocupación sobre el funcionamiento, el rendimiento académico, los contenidos del plan de estudio y la ampliación a otras carreras. En 1959, se debate públicamente sobre la deficiencia en matemática que presentan los bachilleres que ingresan a la carrera de Ingeniería, así como la bajísima promoción de graduados – de 90 que ingresaban se graduaban tres o cinco cada año-. A partir de este año se aplicaba examen de admisión a los bachilleres aspirantes a la carrera de ingeniería; este tipo de examen se mantuvo hasta el año de 1967 en que se transformó en examen de Clasificación.

En 1962, fallece el fundador de la Facultad, Ingeniero Julio Padilla Méndez, dejando un digno ejemplo de perseverancia y entrega a la formación de ingenieros. La Decanatura es asumida por uno de los egresados de la segunda promoción, el Ingeniero Carlos Santos Berroterán.

1964, se funda la escuela de Arquitectura adscrita a la misma Facultad, ya que hasta dicha fecha los profesionales de la Arquitectura hacían sus estudios en el exterior. Facultad de Ciencias Físico- Matemáticas amplia su campo con la creación de las carreras de Topografía y Geodesia (1967) y las carreras cortas de Maestro de Obras y Supervisores Industriales (1972) y finalmente se crea la carrera de Ingeniería Agrícola.

Importante destacar que en este período ocurre un hecho notable para la vida universitaria del país. En 1964 las autoridades, profesores y estudiantes de la Facultad de Ciencias Físico- Matemáticas reclaman con éxito al gobierno la entrega de 104 manzanas de terrenos, a cambio de su propiedad, donde funcionaba, en el Centro de Managua. En estas 104 manzanas se comenzaron a edificar en 1969 y corresponde al actual Recinto Universitario “Rubén Darío”, de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua – Managua.

En 1968 se aprueba la Primera Transformación Curricular, el nuevo plan de estudio para la carrera de Ingeniería Civil, se elaboró en base a las recomendaciones de la II Mesa Redonda de Facultades de Ingeniería de Centroamérica. Esta transformación significó la actualización de la enseñanza de la ingeniería en concordancia con los otros países Centroamericanos y la adopción del régimen semestral y el sistema de créditos.

La enseñanza de la ingeniería en Nicaragua se amplia con la creación de la Universidad Centroamericana (UCA) en el año de 1961, en la ciudad de Managua. En la UCA se crea en la Facultad de Ingeniería las carreras de Ingeniería Civil, Ingeniería Electromecánica e Ingeniería Química Industrial.

La facultad de Ingeniería de la UCA, amplía rápidamente su campo de formación, alcanzando ocho especialidades en el año de 1980: Ingeniería Eléctrica, Ingeniería Electromecánica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Industrial- Química, Ingeniería Civil, Ingeniería Civil-Administrativa, Ingeniería Electrónica y Ciencias de la Computación.

En el año de 1979, meses después del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, el 19 de Julio, se inicia en la Educación Superior una profunda transformación de todo el Sistema. Los elementos mas significativos de esta transformación son los siguientes:

  • Creación del Consejo Nacional de la Ecuación Superior (CNES), con los fines de normar y llevar control de las actividades académicas, financieras y administrativas de los centros de educación superior del país.

  • Separación de la UNAN en dos núcleos independientes, UNAN- León y UNAN- Managua, con el fin de eliminar la dependencia del núcleo de Managua con respecto al de León.

  • Regresar el régimen anual y al Sistema de Bloques, eliminando el régimen semestral y el Sistema de Créditos.

  • Conformación de nuevos planes de estudios y programas de asignaturas, partiendo de la definición clara de los campos de ocupación de cada una de las especialidades.

  • Traslado de las carreras y cursos de formación no universitaria a los Centros correspondientes.

En octubre de 1982, el presidente del Consejo Nacional de Educación Superior (CNES), el Dr. Ernesto Castillo Martínez se contacta con el Ing. Juan Sánchez Barquero, proponiéndole coordinar una comisión integrada por el decano de Ingeniería de la UCA y el decano de la facultad de Ciencias Físico - Matemáticas de la UNAN, para instaurar una institución de educación superior que agrupara la enseñanza de la ingeniería y la arquitectura en Nicaragua, la cual tenía que iniciar sus funciones en 1983.

El siete de febrero de 1983, por decreto 1234 de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), empieza sus funciones en la enseñanza de la ingeniería y la arquitectura con una etapa de planificación de la enseñanza tecnológica. Según el Ing. Juan Sánchez Barquero, quien es rector fundador de la universidad, realizaron un estudio durante el primer año de funcionamiento, para calcular la demanda de profesionales que necesitaba el país basado en los proyectos de inversión a ejecutarse en esa época, y así no desperdiciar los recursos del Estado y lograr una buena inversión en la educación.

Creación de la única Universidad Tecnológica del país

Teniendo la ingeniería 43 años y la Arquitectura 19 años de ser impartida en el país, en 1983 un grupo de ingenieros comienza la ardua tarea de unificar la enseñanza de la ingeniería en una sola institución. Para el Ing. Sánchez, “la UNI, no es una institución que se funda en un escritorio o en un documento, sino que se crea en la vida diaria que es la docencia, la enseñanza, el deporte, y en peligros por la amenaza latente que enfrentaba el país”.

“No cabía duda, había que triunfar y buscar el éxito, el cual se alcanzó trabajando en equipo, convencido de que yo no era el héroe de una película, sino el coordinador del trabajo de mucha gente y que tenía que caminar por los pasillos, ir a las aulas y conversar con los estudiantes”, afirma el Ing. Juan Sánchez B.

El nacimiento de la Universidad Nacional de Ingeniería, no fue color de rosa, ya que eran momentos difíciles. Habían recursos limitados, por lo cual el Consejo Universitario de la UNI, decidió organizar la fundación pro desarrollo de la misma, involucrando a instituciones gubernamentales, como el Ministerio de Construcción, el Ministerio de Industria, el Ferrocarril, el Ministerio de Transporte, el Ministerio de la Vivienda, entre otros, que ayudaban con transporte, materiales y promovían las clases prácticas de los estudiantes. “Había una gran solidaridad alrededor de la universidad, no teníamos dinero pero teníamos recursos”, señala con mucho agrado el rector fundador.

Además, dicha fundación se propuso conseguir la colaboración de otros países, visitando las embajadas y explicándoles que era de suma prioridad para el país formar ingenieros, y haciéndoles notar que una nación que tiene interés por la cultura científica del mundo, debe apoyar un proyecto como era la creación de la UNI. Según el Ing. Sánchez Barquero, las respuestas fueron impresionantes, ya que en poco tiempo lograron conseguir el apoyo de 28 embajadas.

Países como Alemania, Francia, Cuba, Estados Unidos, Perú, Venezuela, Unión Soviética, Brasil, México y las mismas universidades centroamericanas, ofrecieron un mundo de posibilidades, que más que colaboración económica era una comunicación vital, porque estábamos en el mundo de la ciencia, de los avances tecnológicos, hablando y comparando avances y al conversar con ellos nos dábamos cuenta si estábamos bien o mal, dice el Ing. Sánchez.

Por otro lado, los embajadores visitaron las instalaciones de lo que fuera el antiguo Colegio la Inmaculada, destruido por el terremoto de 1972, y pudieron observar las limitaciones físicas en que se encontraba el recinto y a la vez constataron la riqueza espiritual de los seres humanos que estaban trabajando. Después se firmaron convenios de colaboración, logrando conseguir apoyo para la construcción de laboratorios y la formación docente.

“Fue una época de búsqueda, de superación y solidaridad internacional que tuvo una incidencia muy grande, tuvimos hasta 30 profesores extranjeros con gran nivel académico que dejaban a su familia y de ganar un buen salario en sus países por apoyar el desarrollo de la UNI”, señaló el ing. Julio Maltez, primer secretario general de la UNI.

“Lo asombroso del momento es que en plena agresión, logramos que un decano del Instituto Tecnológico de Massachussets, Estados Unidos viniera y nos acompañara a los cortes de café, al igual que un decano de la Universidad Politécnica de Madrid. Todo era mágico, era una comunicación universal, sin banderas ideológicas, que nos hizo vencer el reto”, recalca el Ing. Sánchez.

Tanto así fue el apoyo, que en 1985 la Organización Panamericana de la Salud (OPS), respaldó la instauración de la primera Maestría en Ingeniería Ambiental, y apenas estábamos consolidándonos como universidad.

Todo eso fue posible, porque desde el inicio, recuerda el ing. Sánchez, “nos exigieron la creación de una institución de enseñanza tecnológica con la máxima calidad posible, incluso me dijeron, que si era necesario que se abriese una institución con nuevos estudiantes, mejor todavía, ya que la exigencia era enseñanza de alta calidad y rigor académico, lo cual me dio mucho gusto y confianza, ya que siempre ha sido para mi un signo de responsabilidad académica dar los curso con calidad, rigor y seriedad porque siempre he considerado que la formación profesional debe ser del mayor nivel posible”.

De ahí, que la misión de la Universidad Nacional de Ingeniería, sea la de una institución de educación superior con excelencia académica, dedicada a formar profesionales en el campo de las ciencias, las ingenierías y la arquitectura, que difunde y genera conocimientos, con conciencia social, ética y humanista contribuyendo a la formación tecnológica y por ende al desarrollo de Nicaragua.

Por su parte, el Ing. Arturo Collado Maldonado, primer vicerrector académico de la universidad, rememora que en 1986, cuando graduaron los primeros estudiantes provenientes de la UNAN y la UCA, estos pidieron ser graduados con títulos de las universidades de origen, por que aun no creían que la UNI era una institución seria y con prestigio. Sin embargo, hoy, los títulos son altamente apreciados, e incluso algunos de dichos graduados, cuando la universidad tomó su vida académica, pidieron que se convalidaran sus títulos, lo cual ya no era posible.

“Hoy en día gran parte de la dirigencia en términos técnicos del país es graduada en la UNI, ya que hasta el momento se han graduado aproximadamente 5000 profesionales, muchos de ellos han realizado estudios postgraduado, dentro y fuera del país y con éxito, lo cual quiere decir que la formación de nuestra universidad es sólida. Además, en el presente la UNI ha crecido tanto, que sus graduados ya no tienen que ir fuera del país para estudiar cursos de postgrado, diplomados y maestrías, porque la universidad esta impartiendo distintos programas de maestrías especializadas”, asegura Arturo Collado.

Unificación de la enseñanza de la Ingeniería y la Arquitectura

Con el nacimiento de la UNI, hubo muchos logros en la educación superior, como la unificación de la enseñanza de las ingenierías en una sola institución, lo cual fue muy importante en un país pequeño y pobre como el nuestro, ya que se pudieron racionalizar los recursos en la preparación profesional del campo de la tecnología. Además se establecieron las pautas en la excelencia académica, demostrando que el país debe aprovechar al máximo su inteligencia, que es la mayor riqueza que tiene una nación, que debe ser una pauta permanente en la educación superior, ya que hay ejemplos en la historia del mundo, como los países orientales que han tenido grandes desastres y han salido adelante simplemente aplicando la inteligencia.

En la actualidad, la población estudiantil que tiene la UNI es de 10,880 estudiantes de pregrado y postgrado, con 11 carreras que se distribuyen en seis facultades y tres campus, además cuenta con un amplio programa de postgrados y doce maestrías especializadas. La planta docente de la universidad es de 380 catedráticos, de los cuales el 50% tiene estudios de Master o títulos de Doctorados y el 30 % son docentes investigadores.

La UNI y su vinculación con la sociedad

Cada una de las etapas de la Universidad Nacional de Ingeniería, ha tenido gran incidencia tanto a nivel nacional como internacional. La UNI es miembro de 10 comisiones nacionales, entre ellas Ciencia y Tecnología, Calidad, Metrología, Construcción, Medio Ambiente, Cambios Climáticos, Higiene y Seguridad, Energía, Desastres Naturales, Cemento y Concreto, además es sede del Centro de Producción Más Limpia (CPML) y del Laboratorio Nacional de Metrología (LANAMET).

Por otra parte, la UNI ha firmado múltiples convenios internacionales los cuales se basan principalmente en el intercambio académico, ya que brindan la oportunidad a estudiantes y docentes de realizar estudios de postgrados, asesorías, pasantías y cooperación en el mantenimiento y equipamiento de laboratorio, así como proyectos de investigación conjunta. Además, a nivel nacional la universidad cuenta con 38 convenios nacionales de cooperación, basados primordialmente en el intercambio académico, apoyo a la capacitación de personal en ministerios y empresas.

Las principales áreas de investigación de la Universidad son la Biotecnología, Alimentos, Procesos químicos, Sistema de Información y Control Industrial, Prevención, Mitigación y Atención de desastres, Medio Ambiente, Asentamientos Humanos y Desarrollo Urbano, entre otros.

La universidad además cuenta con programas especializados, como el programa de Fomento al Desarrollo Municipal (FODMU), que le ha permitido a los estudiantes poner en práctica sus conocimientos y a la vez contribuir con el desarrollo de la sociedad, ya que mediante este programa se han firmado 38 convenios de colaboración con 27 alcaldías, lo cual ha hecho posible entregar a las municipalidades planes de desarrollo urbano, diseño de mercados, ordenamiento urbano territorial, trabajos que han significado para las alcaldías un ahorro de 402,600 dólares.

Otro de los programas especializados son: Programa de Estudios Ambientales Urbano Territoriales (PEAUT), que desde 1996 se ha caracterizado por combinar la formación posgraduada con los procesos de extensión universitaria, centrados fundamentalmente en la elaboración de planes ambientales, propuestas de gestión ambiental, evaluaciones ambientales de sitio, lo cual ha significado para las alcaldías un ahorro de 312, 000 dólares.

Biomasa ha puesto en práctica, el sistema de tratamientos de aguas residuales domésticas e industriales de los mataderos municipales, a través de la tecnología de biofiltro que ha sido adaptada y desarrollada en la UNI ; además, diseño de sistema hidroeléctricos, producción de abono orgánico y apoyo a la producción agropecuaria, cada uno de dichos proyectos ha sido ejecutado en diferentes municipios de nuestro país.

También, la UNI cuenta con un Programa de Políticas Públicas (PPP), que tiene como propósito aportar a la educación, la ciencia y la tecnología y ayudar al fortalecimiento de las instituciones democráticas analizando los planes, programas, proyectos y acciones financieras del poder ejecutivo que tienden a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. En dicho programa se elabora mensualmente el índice Riesgo País y trimestralmente la Clasificación de la Banca Comercial en Nicaragua, estudios que por primera vez se realiza en nuestro país, por expertos nacionales, el cual es de gran utilidad para inversionistas nacionales y extranjeros.

La universidad también es rectora del proyecto, Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC), que consiste en un conjunto de tecnologías (hardware, software, comunicación hombre - máquina) que atiende las nuevas demandas del desarrollo tecnológico de la sociedad. El proyecto tiene alcance ínter universitario que contribuye al desarrollo institucional de la cuatro universidades públicas nicaragüenses: Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, la Universidad Nacional Agraria, la Universidad Nacional de Ingeniería y la Universidad Nacional Autónoma de León. Estas instituciones conforman una red de comunicación que se aprovechará para el desarrollo académico de las mismas, ya que hoy en día el desarrollo y la innovación tecnológica se potencian con la utilización y el aprovechamiento de la información y la comunicación.

En cumplimiento de la misión y visión institucional, la UNI ha implementado procesos de auto evaluación de la universidad a través del Sistema Centroamericano de Evaluación y Acreditación de la Educación Superior (SICEVAES), además es fundadora y miembro activa de la Red Centroamericana de Instituciones de Ingeniería (REDICA) participando en el proyecto de mejoramiento de la enseñanza de la Ingeniería y la Arquitectura en Centroamérica.

La UNI como su lema lo indica “Líder en Ciencia y Tecnología”, fue la primera institución de Nicaragua poseedora de un nodo de Internet y en la actualidad impulsa un amplio proceso de modernización contando con 85 laboratorios; sin embargo la UNI no solo se destaca por lo señalado, sino que también desde 1991 ha tenido la supremacía en festivales artísticos ínter universitario.

Crear la Confederación de Escuela de Ingeniería en Nicaragua

Según el Ing. Maltez, la fortaleza de la UNI, o donde tiene mayor impacto la universidad a nivel nacional e internacional, son el área de ingeniería en Computación y Sistemas, ya que estas carreras cuentan con gran prestigio, el campo profesional está siendo manejado por egresados y docentes de la UNI, ya que los profesionales de la computación están resolviendo problemas sobre todo en el sector terciario. Otra de las áreas que tiene gran influencia en el mercado es la de Medio Ambiente, a través de los programas PIDMA, PEAUT. También los egresados de la Facultad Tecnología de la Construcción, es decir los ingenieros civiles, están dando grandes resultados y aportes a al Sociedad Nicaragüense.

Para el ing. Collado, cada institución día a día debe proponerse metas y los retos actuales que debe tener la universidad son la implementación de un programa de doctorado e instaurar filiales de la universidad en el país, entre otras. Sin embargo. para el Ing. Sánchez, un reto fundamental sería hacer una confederación de escuelas de ingeniería, bajo la iniciativa de la UNI, para que se uniformicen una serie de criterios que se han dispersado por el nocivo mercado, tratar de acercar las instituciones de educación superior para producir calidad indistintamente del plantel donde se impartan los conocimientos, ya que lo que interesa y debe interesar es el país, los recursos humanos de calidad.

Que el reto sea, recalca el ing. Sánchez, “la unidad, no la competencia o una competencia sana, como el mejor alumno y el mejor docente. El reto es buscar la unificación con las otras escuelas, buscar una comunicación para que el estudiantado no tenga dificultades para moverse de un lugar a otro, que el profesor tenga una cantidad de horas clases establecidas y razonable, que no violente su calidad incluso su psiquis, ya que un profesor debe tener horas determinadas por semana, pero a veces por adquirir mayores recursos pasa todo el día dando clases y eso no es calidad”.

Esta historia tiene protagonistas principales, importantes personalidades académicas y científicas que contribuyeron a forjar este hecho histórico, la creación de la enseñanza tecnológica. Entre otros, debemos mencionar y destacar, por su relevante papel histórico, a Julio Padilla Méndez, Carlos Santos Berroterán y Julio Cardenal Arguello. Ha transcurrido el tiempo necesario para que distintas generaciones de estudiantes, profesores y trabajadores administrativos forjáramos un formidable expediente, que obliga a la comunidad universitaria de la UNI a hacer honor y enfrentar los retos y desafíos, impulsando una educación moderna, humanística, con rostro social, calidad académica y científica.